martes, 28 de mayo de 2019



Tus ojos espejo...

En la claridad de tus ojos me he visto más bonito,
en el veronés de una calma entre nostálgica y anhelo
vi mi rostro menos feo y hasta oblicuo
en un dinamismo sonriente

vi mi frente tan marcada siendo un llano de tersura,
en un gesto en parsimonia más no triste ni angustiado
Vi arrugas prisioneras partiendo de mis comisuras
pues mi labios anunciaban una sonrisa certera

Y de un momento a otro, miré mis propios ojos
en reflejo.
Abertura ante lo tuyo, unos faros cazadores
que al ver tus ojos y todo tu ser entero
logré ver de nuevo, una felicidad en ciernes
retraída, desde hacía mucho tiempo.

(qué bonitos son tus ojos)





Sin compromiso

No tienes que responder nada
te puedes ir quedando con todo
hay respuestas tan innecesarias
que serían un irónico pleonasmo.

No tienes que hacer nada
si nada te nace hacer
solo tu ser que existe
es la mejor respuesta:

el mejor paisaje,
el arte en sí mismo
que se auto completa
en una versión perfecta.

No tienes que decir nada,
ni siquiera sonreír si no te place,
si tu  mera presencia es base
para los suspiros reales
para admirarte
para sentirte
con eso basta.


El corazón roto.


Tengo el corazón roto, he de admitirlo
a cada paso que he dado desde aquella vez
se mueve por todo mi cuerpo como los humores,
haciendo un ruido infernal que me hace un pesar
el estar avanzando

como una hojalata maquinal, se capta mi presencia
a la distancia por el sólo hecho de moverme.
Y yo, taciturno casi siempre me he sentado en la vereda
tratando de ir juntando cada pieza, paso a paso buscando
que embonen como estaba antes (no perfecto pero si más sólido)

A veces y por ratos me he dado cuenta que sin querer no hace
tanto ruido, cuando me distraigo o sonrío. Como tomando ritmo,
otrora sístole y diástole ahora es un paso sí y el otro no. Y deja de
doler, de raspar. Por eso he pensado que tal vez así debe de ser:
tomando un ritmo, por si ya no vuelve a ser un corazón entero
al menos será mi cuerpo un cuerpo con un corazón en cada parte.

Y aunque soy un monolito bailarín, y seguir un compás con el cuerpo
me parece trabajoso, sé que podré ir adaptando mi andar y dejar de hacer
un escándalo atroz para tomar un camino de armonía, dolor, felicidad, odio
y amor a intervalos más sanos que el de unos pasos tan pesados y de un
estruendoso existir carente de paz.




Obra: Corazón frutal, tinta y óleo. Autor: Tito Rosales











Sin título por hoy


Luna


Perfecto tu rostro, para hacer contraste en la penumbra.
Que una luz sublime pero efectiva se cuele entre las cortinas
y que en tu faz refleje el rayo como la luna.
Como en un Film Noir, femme fatale, casi escuchando los pasos
de Bogard fuera de la habitación.
Y en tus ojos, como ventanas, relumbre el reflejo de mi propio ser,
y tus perfectas cejas, hagan gran juego con tus emociones y así entre
aquellas penumbras saber qué te gusta o qué no.
Fuera de ti —pues sólo eres el rostro— tu cuerpo mimetizado
con la oscuridad se vuelve infinito, y mis brazos a dónde quiera
que vayan te pueden abrazar.
Me siento seguro. Me siento en ti.



Autocorrector

Quería mandar el mensaje
el autocorrector autocorregía.
Quería escribir que le extrañaba
y el aparato ponía extravía.
Deseaba poner que le amaba,
y salía mentira.
Escribía que le quería, y
salía mentía.
Anhelaba armarse un poema,
donde escribía palabras como
eternidad, besos, caricias, calor
y se autocorregía con temeridad,
celos, carencias y temor.
Escribió voy para allá y
se envió no hay más allá.
Al final cansado puso solo amor,
y el aparato envió au revoir.


Curioso

Camino para atrás mirando hacia adelante
en un cíclico lineamiento.
Me he detenido más a ver una piedra inherte
que lo que muestran tras un aparador.
Y es que aunque las luces de neón son bonitas
la clorofila es magia cuando esta en acción.
Así que a cada paso de estación a estación
me he distraido tanto que el llegar se me olvidó.

Se me olvidó
Porqué el caso es andar.

Hago de un suspiro un vendaval
de la risa un megáfono del alma.
Y aunque no todos puedan ver el alba
estaré aquí para contarles cómo es.
Me han dicho que no todos comparten soñar
o tan solo son un espectador,
me lo tomo con humor
tarde o tempran olvidaran reptar.
¡Y a volar!


Entre el gentío

Desesperadamente en parsimonia
espero tus pasos delante de mí.
Te miro entre la gente y caminas
despacio sin deber a nadie tu existir.
Y yo desde gayola expectante, con temor
a tocar y traspasar 
Esa aura autogestiva que activa mi admiración
hacía tí.

Y yo, soy un simple extra de fondo.
que no consiguio el gran papel.
Y tu, brillas con luz propia 
como actriz de gran cartel
Y yo, solo me conformo con seguir
tus pasos con mirada fiel
y tu, que te vas inmiscuyuendo
entre el gentío aquel, el gentío aquel
Y yo, en sentido opuesto, me llevo
el recuerdo de un encuentro donde 
sólo uno sonrió.

Y nada ha pasado ahí,
he nadado entre letargo y frenesí.
Que poder emana, de alguien que
ni siquiera da cuenta de mi existir.



Tito Rosales



Obra: Amigos, óleo y tinta. Autor: Tito Rosales




De todo, todo...


Oda a la gula


Oda a la gula que es nula ante la mesura.
mesura que no aporta y más veces que menos quita.
Es esa gula que nos embroma en atacarnos de todo lo que
nos place, sea alimento, veneno, amor o universo.

Oda a la gula que nos hace sentir como si no hubiera mañana
¿y si realmente no lo hubiera?
que nos aboca a atragantarnos de futuro
(como si no hubiera un pasado)

Que nos insta siempre a buscar el bocado,
ahí dónde tal vez no se encuentra.
Pero que nos tiene alerta con un fin
justificado.

Es esa gula que nunca cesa
una gula de caminos y veredas.
De hedonismos epicúreos,
de bocadillos ataráxicos
de momentos de una ausente llenadera.

Es por eso que he hecho una oda a la gula
entre el almuerzo y la cena.





Gula a la oda

Gula a la oda, para que nunca se acabe.
para que entre laureados bitores se escuchen
mas fuertes las risas que los rencores.
Más potentes las albricias sinceras y comentarios
afables que los rumores.

Gula a la oda. Para celebrar que aún nos jode
la realidad. Que aun somos sensibles y con
un friego de hambre.
Que estamos dispuestos a comernos completo
al mundo porque tal vez regurgitado luzca mucho
mejor.

Gula a la oda, gula de holas. De abrazos
y bienvenidas. Gula de odas, de todos y todas
para todos y todas.

Que todos tomemos algo con qué escribir
y hagamos el poema más largo de la historia.
Uno donde la oda lleve odio, amor, rencor, coraje,
virtud, alegría y todo lo que compone a la humanidad
misma.
Porque una oda es humana, y la humanidad es una oda
en el universo.
Ahora imaginemos una gula de odas y será la
humanidad en potencia.

Es por eso que me gusta la gula a la oda.






Yo soy un híbrido


Yo soy un híbrido
tengo lágrimas de los momentos más tristes junto con las de la risa a carcajadas
cicatrices de dolor con la de los juegos de la infancia
una carcasa dura ante el embate de lo real que cubre una sensibilidad de inocencia
animal
pasos contrariados que se topan en un cruce —pero siempre en movimiento
manos duras, como yunques que podrían pasear cual seda sobre el ritmo de tu piel
una valentía atroz y un terror maravillado ante un mundo ora amable ora fatal
tengo palabras con juramentos imperiosos contra una injusticia general a la vez que dulces sonetos para la más noble insignificancia
tengo tantos lados como un cubo…
y una sombra que conjuga el brillo del sol con la más profunda oscuridad
soy el punto de entrecruce, de una convergencia sideral, de toda una historia que ha traspasado
por mí, eso soy
un híbrido entre mente y corazón.







Una gran suma

Un gran estruendo que nadie escuchó más una espaciotemporalidad sin nombre
—más
un cúmulo atrayente bailando en círculos y la entropía presentando su trabajo
—Sumémosle
la materia y la materia oscura jugueteando entre sí a velocidad constante (aún)
—más
Unas volutas de elementos muy galácticos buscando tocar tierra
—agregamos
una gran esfera imperfecta muy caliente que poco a poco se ha de enfriar
—más
grandes vapores y unas gotitas de agua naciendo sin cesar
—más
algo firme al tacto, superficie dónde la vida por fin querrá echar raíces
—le sumamos
una rotación que enfría y a la vez permite hacer conteo de los días
—más
miles de millones de años con agua, sal, oxigeno, brisa, un sol tibio y muchas ganas de seguir
—más
unos seres bípedos, asustados pero firmes
—más
ojos muy abiertos, lenguas ya más sueltas, manos muy callosas
—más
hambre, frio, terror, pero también risas, afecto, emociones…amor
—más
avance, retroceso, avance, avance, retroceso, unos a la par, otros se rezagan
—más
sigue un caminar muy lento
—le sumamos al último
alguien pensando en el primer gran estruendo y comprendemos un poco lo que somos
toda esta suma ha dado como resultado:

a ver, sacamos cuentas…listo:

yo aquí parado haciendo un leve recuento mientras ustedes me han leído.




Tito Rosales

Obra: Duelo sempiterno, óleo y pluma. Autor: Tito Rosales






viernes, 1 de febrero de 2019

Nostalgia-miedo-tranquilidad...




La guerra, el futuro.


Un futuro pasado revolucionado
vertientes infames de nostalgias premonitorias
vagos recuerdos de tiempos venideros
Y un presente difuso que no quiere dar un solo paso.

Ha habido mil y una purgas
los campos han sido arrasados
y la maleza ha brotado de nuevo

campos pistaches, veronés, esmeralda,
se han cambiado por un gran verde olivo
que no ha representado un devenir jubiloso

el futuro debe ser pasado, pues la albricia
de aquellos que vislumbraban en lontananza
un resurgimiento mecánico y humano
Se ha quedado impregnado en una historia ruin
de desencanto y parsimonia.


*******************************************************************



Hazme ese favor…

Por favor, recuerda a Auge, tenlo en mente para mí y mi nostalgia
si me has de citar en algún lado, que no sea en lo habitual
si me has de decir que ya no avanzamos igual, que no hay amor vaya… que sea
en un No Lugar
Olvida los espacios habituales, aquel bar -¿recuerdas?-, aquel café, aquella cenaduría
                                               mi cama.                                                       
dímelo dónde nunca llegamos a estar, o un lugar donde vaya yo a volver, te lo pido como
epílogo de lo que vivimos…o al menos un lugar donde no vuelva en vida: un cementerio o
una peluquería
Que sea un anuncio de prisas, caminando en alguna avenida, una calle nueva, pídeme que
vayamos en el auto en una autopista monótona, en una parada de autobús, que sea tal vez
una carnicería…dímelo con dolo, o con una indiferencia de frío, pero que sea un lugar que se sume al olvido…gracias.

*******************************************************************



Lista de regalos a crédito y con intereses:

—Óptimus Prime de Transformers Generación 1.
—Camioneta de las Tortugas Ninja (y si se puede el Tortuglobo)
—Un poco más lento el movimiento de rotación.
—El cubil felino.
­—Mis horas perdidas por el alcohol.
—Unos plumones pincelín (ya no más de los colores de Blancanieves)
—Un poco de paz (en cualquier aspecto)
—La colección de pepsivasos de Batman y los luni tuns.
—Perder el miedo a convivir con otros niños.
—El Tiranosaurio Rex de los Dinoriders.
—La última vez que miré a mis abuelas.
—El Sunset Riders para supernintendo.
—Paz entre la física clásica y la cuántica.
—La serie en blueray de Joyce y los guerreros Rodantes.
—Que el auto que mató a mi mejor amigo se haya descompuesto
antes de llegar a él.
—Mi mejor amigo terminando su libro de poemas.
—Una guitarra de titanio para que nunca se me quebre.
—Aquellos besos que me han dado volviéndose a repetir.
—Una playera de Denver, el último dinosaurio.
—Una tarde de lluvia en verano.
—Una noche de frio en invierno.
—Que la adultez nunca se presente.
—Que los recuerdos los mantenga hasta el último suspiro.
—Una caja de bocadines.
—Un poco de café de la Habana.
—Aquellas miradas que valen la pena.
—En vez de cuetes y balazos suspiros.
—Dos semanas en la verbena.
—El sistema capitalista convirtiéndose en Federaciones Anarquistas.
—Que no haya necesidad de luchar.
—Pero si no hay remedio fuerza para luchar.
—Mujeres con superpoderes para que caminen seguras.
—Todos los hombres con sensibilidad y tacto.
—Un muñeco de ALF y uno de la Rana René.
—Las sonrisas de mis padres para siempre.
—Que nunca me guste que calles.
—Un dinosaurio de plástico porque es hecho de petróleo que fue dinosaurio.
—Mi mano zurda siempre sana (por aquello de los cuadros y el dibujo)
—Siempre la verdad en mi boca.
—Un lugar para expresarnos. (y una expresión mejor que el silencio)
—Que este cuento termine feliz para ya nunca desear nada.


*******************************************************************


Mis bucólicas

Gorgorea el mar
sale por la coladera
y el aire se impregna 
de sabor a sal.

Se ha colado el sol
a traves de las rendijas
y hay motas de polvo
en constelación.

Y yo natural
desnudo mi alma
mientras las facturas
me pisan los pies
Será algo normal
ver el cielo raso
de un azul celeste
pa´no enloquecer.

Una lluvia cae
desde una nube cromada
es la regadera
que llena de paz.

El mundo se va
a través de la ventana
dejo que se escape todo 
lo real.

Y yo natural
aquí en mi departamento
haciendo simbiosis 
con lo artificial
el mundo real
se vuelve convexo
y así no resiento su gran
espiral.

Tito Rosales


Obra: GRITOS EN SILENCIO. Óleo y tinta. Autor: Tito Rosales.